Granada, abril 2018–  La devoción fervorosa y la alegría de la Pascua se vio manifestada en la Eucaristía inaugural del mes mariano en la Capilla María Auxiliadora de Granada,  contando con la presencia del obispo emérito de Granada, Mons. Bernardo Hombach, acompañado del Padre Director, David Panezo, SDB y el Pbro. Alberto Zambrana.

Mons. Bernardo explicó el contexto histórico de la fiesta de María Auxiliadora y a la vez exhortó a los fieles a no dejar de acudir a la Virgen, quien siempre está dispuesta a brindar su ayuda a ejemplo de las Bodas de Caná. También se ayudó del texto bíblico de la crucifixión, recordando que en el discípulo está reflejada la humanidad, cada uno de los hijos, que tiene a María como madre.

Al concluir la meditación, un simbólico acto inaugural presentó la intención especial por la paz en Nicaragua encabezando la bandera nacional y la bandera de la Iglesia para acompañar la entrada de la imagen peregrina, quien fue entronizada entre cantos y aplausos.

Luego de recibir el alimento eucarístico en la sagrada Comunión, Mons. Bernardo bendijo las “urnas peregrinas” con la imagen de María Auxiliadora entregadas a los miembros del “Ejército Mariano” quienes a lo largo del año se encargan de difundir la devoción a la Madre de Dios con la visita de estas pequeñas urnas en los diversos sectores de la ciudad.

De esta forma, en Granada, lugar donde se venera con gran amor a la Santa Madre de Dios, Auxilio de los Cristianos iniciaron los festejos en su honor, preparando y llenando los corazones del amor misericordioso de Dios.